INTERVENCIÓN DE PACO LÓPEZ EN LA ASAMBLEA CIUDADAN EN LA CALLE CONTRA LA POBREZA

Buenas tardes.

Voy a hablar de personas y de hechos,  y en algún caso de instituciones; en ningún momento voy a hablar de recursos, ni de proyectos; no voy a hablar de propuestas sino de responsabilidades.

Porque entiendo que hablar de la pobreza –uno de los grandes males endémicos de nuestro mundo, junto al deterioro del medio ambiente- pasa por centrar el discurso en la persona como objeto de derechos y responsabilidades.

Empezaré hablando de mí. Soy Paco López coordinador de Traperos de Emaús de la R. M.  al día de hoy nos encontramos, como otras ongs, con que día a día es mayor la cantidad de personas que vienen pidiendo ayuda inmediata a nuestras organizaciones por situaciones urgentes de no poder cubrir sus necesidades más básicas, personas a las que les está negada la dignidad y los derechos humanos universales por los que las generaciones anteriores tanto han luchado.

Para mí, mi dedicación viene impulsada por una vocación, un compromiso y una responsabilidad de hacer el camino hacia la justicia junto a los más necesitados.

Hoy, con la situación que estamos viviendo,  me triste e impotente al constatar que cada vez son más las personas con necesidades básicas no cubiertas, y que desde traperos ni desde las demás ongs podemos acoger y acompañar a estas personas en un legítimo proceso de dignificación; pero a la vez me siente con esperanza y con fuerza al formar parte de una red, la EAPN  en Murcia que agrupa a 23 ongs con una misión común: luchar contra la pobreza y la exclusión social en nuestra región, y que acoge a más de 230.000 personas necesitadas y a más de 6800 personas que dedicamos nuestro tiempo a acompañar como voluntarios en unos casos o haciendo de este compromiso una forma de vida.

Y la fuerza me viene también de sentirme parte de esta red inmensa de tantas y tantas personas que a lo largo de la historia y al día de hoy se han comprometido y se comprometen con acabar con la injusticia que supone la sangrante desigualdad económica y social que padecemos.

Empezaré por lo cercano: el vecindario de  la Región murciana.

Voy a hablar de:

Antonio “gitano” de 35 años. No sabe leer ni escribir y apenas hablar, vino a traperos a pedir ayuda: tiene dos hijos de tres y cinco años que no van a la escuela, y que con su mujer mal-viven cerca de aquí en un derribo –chabola ocupada- sin luz ni agua y con ratas royéndoles las entrañas. No tienen ni para comer. Están pasando hambre.

Emilio de 48 años, tres hijos y una mujer con quien no vive. Lleva sin trabajar dos años, los bancos le quitaron el piso y está comiendo en el comedor social y arrastrando sus huesos por las calles. Mantiene como puede un tratamiento psiquiátrico y está empezando a familiarizarse con don simón.

A Leide  se la encontraron muerta, descansando en un huerto de limoneros. Tenía dos hijos  recogidos por los servicios sociales y tambaleaba su miseria por las calles.

Mohamed  llegó a Murcia impulsado por la marea del progreso y se encuentra rechazado, excluido y en la miseria.  En su tierra dejó mujer, cuatro hijos y la familia…

350.000 personas en el región viven situaciones más o menos parecidas, con un nivel mayor o menor de exclusión  a las de Antonio, Emilio. Leide y Mohehamed.

9.000.000 de personas en España viven con pobreza relativa. 800.000 hogares bien una situación de exclusión severa.

Al mismo tiempo, estas últimas semanas en Murcia:

El señor Samper en compañía de otros supuestos corruptos ha sido imputado por supuestos casos de supuesto egoísmo al intentar supuestamente acumular más bienes de los que le corresponden. Ellos no son responsables de la pobreza.

El otro día los que se dedican a la política y viven de esta dedicación, manifiestan su voluntad para erradicar la pobreza, pero en su mayoría culpan a la crisis y al gobierno central. Es duro asumir la parte de responsabilidad que nos corresponde de la existencia de tanta pobreza.

Los ayuntamientos son las más grandes generadoras de servicios: limpieza, sanitario, educación… quieren que las empresas proporcionen trabajo a los excluidos y ellos dan sus servicios a multinacionales y grandes empresas cuyo objetivo prioritario es el LUCRO.

Las entidades financieras aumentan sus beneficios y se adueñan de la mayor parte de flota inmobiliaria de la región. Por supuesto, no se sienten responsables de la pobreza.

Los ciudadanos y ciudadanas de a pié nos justificamos con que bastante tenernos con mantenernos de pié. Nuestra responsabilidad frente a la pobreza es tan ínfima que ojalá pudiera no ser tenida en cuenta.

Lo cierto es que entre todos la matamos y ella sola se murió. Cada vez la cara de la pobreza y la exclusión se acerca más a nuestros vecinos de escalera, a nuestras familias, a nuestras calles. Podría parecer que muchos o todos estamos en riesgo de que nos falle el trabajo, la salud, la familia, los amigos… y nos veamos picados por el virus de la exclusión que parece ser contagioso.

Lo cierto es que podemos y tenemos mucho por hacer desde aquí para aquí, y sin quitar el ojo a lo más

 LEJANO

Porque la justicia para nosotros y nosotras no tiene sentido sin una justicia universal de respeto a los derechos humanos.

Somos seis  mil trescientos millones de habitantes en el mundo.

Cada 6 SEGUNDOS muere un niño por causas relacionadas con el hambre algunos de ellos sin llegar a tener un nombre.

De cada seis personas una pasa hambre en el mundo. 925 millones de personas padecen de hambre ahora mismo.

 3.000 millones de personas viven con menos de US$2 al día

860 millones de adultos son analfabetos

Uno de cada cinco niños en el mundo no acude a la escuela.

El 20% de la población –ricos- se reparten el 86% de los bienes.

El 20% de la población –pobres- se reparte el 1,3%

El 60% de la población –no considerados ni ricos ni pobres- nos repartimos el 12,7%

El 90% del dinero que se mueve en el mundo es especulativo, no hay producción real y lo mueven los bancos.

Los gobiernos europeos y estados unidos aplacan la crisis escuchando y obedeciendo a los bancos en su demanda de dinero cuando ellos los que la han provocado,

Sí podemos hacer cosas a nivel individual y muy a corto plazo y en nuestro entorno, como poco ir decreciendo, ir consumiendo un poquito menos, por bien de los ciudadanos y ciudadanas de la humanidad y por bien de la naturaleza y luchar en red con los que sienten y piensan como nosotros para que

a un medio plazo las personas afectadas por este sistema injusto y más cercanas vayan siendo cada vez menos.

Sin perder de vista que a largo plazo o se lucha contra las causas y los causantes que provocan estas situaciones de injusticia para cambiar este sistema actual de modelo económico político y social que genera desigualdad y es insostenible, o no se podrá erradicar la pobreza y que erradicar la pobreza pasa por erradicar primero la esvergüenza – como se dice en güertano- económica y política que este sistema genera.

Los políticos que viven de su dedicación a la política, los que están cerca y los más lejanos, saben de su responsabilidad y saben lo que tienen que hacer, y si tienen dudas nuestra responsabilidad y nuestro compromiso es recordárselo.

Y hacia el poder económico financiero, mayor causante de esta situación, demostrarles que su felicidad y la felicidad de sus hijos pasa por la felicidad de todos y todas o se pudrirán amasando bienes que no le corresponden.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inicio. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s