REFLEXIÓN DESDE EL ÁREA DE TALLERES

Desde Traperos de Emaús se considera necesario y justo que toda persona tenga la posibilidad y recompensa de aprender a lo largo de su vida, de manera que no se estanque en su camino hacia su crecimiento tanto personal como laboral.

La simple satisfacción de tener una base de formación, el transportar una lavadora o ayudar a un compañero en su trabajo son pequeñas cosas en nuestra vida, ya que deduciendo la capacidad intelectual que poseemos se considera el principio de un satisfactorio camino a nivel de derechos y oportunidades. ¿Cómo no?, las pequeñas cosas engrandecen a toda persona.

Estas palabras las hemos escrito partiendo de momentos que nos aportamos unos a otros, una palabra, una mirada, el tiempo que compartimos; son cosas a las que no podemos poner precio.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Formación, Inicio y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s