Historia de Traperos de Emaús Internacional

“Emaús nació para responder a una necesidad y a una urgencia. No es ni una obra ni un movimiento confesional, ni un momivimiento político. Es una escuela de concienciación y educación cívica” Abatte Pierre

El movimiento Emaús, nace en París en 1949, tras la segunda Guerra Mundial por iniciativa de el Abate Pierre, sacerdote y diputado francés. La pobreza y falta de  vivienda hizo que el Abate Pierre abriera su casa a  algunas personas marginadas, con la premisa de  que le ayudaran a ayudar a otros. El Abate Pierre consiguió aunar voluntades y esfuerzos de personas conscientes de su situación privilegiada y de sus responsabilidades sociales frente a la injusticia, y de hombres que ya no tenían una razón para vivir, con el fin de ayudarse mutuamente y socorrer a quienes sufren, en el convencimiento de que salvando a los demás puede salvarse uno mismo.

Abbe pierre

Abbe Pierre, fundador de Traperos de Emaús

Cuando en el crudo invierno francés de 1954 comienzan a morir personas en las calles, el Abbé Pierre lanza su célebre llamamiento en Radio Luxembourg: “Amigos, una llamada de socorro. Una mujer acaba de morir congelada esta noche en la acera del bulevar Sebastopol, y en sus manos tenía el papel de expulsión de su vivienda”. Así comienza la Insurrección de la Bondad, y en los días siguientes se recogen más de dos mil toneladas de donaciones.

Con el fin de financiar sus actividades, empezaron a recolectar, clasificar, reparar y vender objetos en desuso que les daban o que recogían. Por medio de ese trabajo, les volvían a dar un nuevo valor. Pero, lo que era aún más importante, es que los miembros de esa primera Comunidad Emaús, volvían a encontrar su dignidad y sus valores humanos. Al vivir y trabajar juntos, compartiendo el fruto de su trabajo con otros y sintiéndose útiles, encontraban una nueva razón para vivir.

Inspiradas por la experiencia positiva de París, nacieron otras Comunidades Emaús que trabajaban por los mismos objetivos en todo el mundo. El trabajo de Emaús tomaba diferentes formas según el medio ambiente social y cultural.

Hoy en día, el Movimiento Emaús muestra un amplio abanico de acciones solidarias,

combatiendo a todo nivel por los marginados y los sin techo, dando a la gente la posibilidad de participar activamente en su propio desarrollo, reinsertando en la sociedad por la vida comunitaria, la educación informal, los talleres, las empresas sociales…

La recuperación es aún la principal fuente de rentas para la mayoría de los grupos Emaús a través del mundo. Es una acción concreta contra la sociedad de consumo y de despilfarro, hacia una forma distinta de vivir.

El lazo común entre todos los grupos de Emaús es el Manifiesto Universal adoptado en 1969, después de 20 años de trabajo práctico bajo  el título “sirve primero a quien más sufre”

La Asociación Emaús Internacional fue creada en 1971. Organización no gubernamental y sin fines de lucro, cuyo objetivo es servir de órgano de enlace y ayuda mutua entre los miembros, respetando su personalidad y su propia autonomía.

Emaús Internacional está abierto a la cooperación con otras organizaciones teniendo objetivos similares, participando por ejemplo en la Red Europea de las Asociaciones de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (E.A.P.N.), en el Centro de Investigación y de Formación sobre el Desarrollo(C.R.I.D.), en el Comité de Enlace de las ONG de Desarrollo ante la Unión Europea y en el Comité de las ONG Cuarto Mundo de las Naciones Unidas.

En 1993, Emaús Internacional obtuvo su reconocimiento como entidad consultiva categoría 2 por el Consejo Económico de las Naciones Unidas(ECOSOC).